Cancion para un viejo Amigo.

Recuerdas los tiempos en que, viejo amigo, ardía en tu boca la azul madrugada.


Borracha, Afrodita reía y brindaba contigo dejando el olor de otro cuerpo en tu cama.


¿Dónde encallaron esos días? ¿En qué luminosas playas?


Huyendo de ti y de la aurora, escapaste buscando en mil bares el abracadabra


que detiene el tiempo, pero regresaste y te encontraste a ti mismo esperándote en casa.


Y el alba sincericida trajo su rutina y su ancla.


El amor es la piedra que Sísifo empuja.


El mundo el cascabel de un gato asustado.


Nadie nos avisó que amar es doler, que crecer es aprender que para regresar,


y para casi todo, es tarde, y aquello que no fue nuestro más leal amante.


Así que brindemos ahora viejo amigo:


que acabe este otoño y resuelva el misterio del eclipse en tu pecho, que aún no nos rendimos.


De la noche aprendimos viejos sortilegios que ayudan a conjurar al reloj y sus espectros.


Sísifo abandona hoy su piedra en la cima y el gato se duerme esta noche en tus brazos.


Quizás tengan razón y amar es doler pero quién diablos quiere regresar


si lo que cuenta es aprender que no está perdido aquello que no fue,


que no está perdido aquello que no fue.




2 comentarios:

asi que bueno... dijo...

lindo lindo, saludos como siempre.

wallyzz dijo...

Gracias AQB

Todo es lindo si logramos verlo profundamente.