El arte de la guerra



Cuando nos encontrabamos furtivamente, ese dia, yo sentia el olor a sexo mucho antes de verte, me preparaba con detenimiento para ir a la guerra, podia percibir cada detalle de tus poros, de tu piel como lo haria un guia de montaña en un bosque.


Sensacion que luego fui perdiendo, como se pierde una batalla, como se pierde un fuerte con provisiones...


Luego me entere que la guerra aun, no estaba perdida


debe ser las ganas de verte y la necesidad de torturarte que tengo.


4 comentarios:

Pau dijo...

cuidado que tu tortura no se de vuelta y su perfume te torture a vos en sueños!! :P

Staff de Bla Bla Bla dijo...

Que mejor tortura que esa!

Cecilia Fernandez dijo...

Genial! cortito y al pie, pero preciso y perfecto. Abrazo =)

Caro dijo...

Necesidad de torturar jajaja... Pasa pasa...